Ají chirel

Me sorprendes al cocinar
unas gambas con arroz
me miras y picas un chirel
sabes detesto el picor.

Sonríes con malicia
alguna maldad fabricas
cantas sin hacerme caso
condimentando la comida.

Me obsequias esa risa
con pericia me cocinas
yo asombrada observo
las gambas en tú salsero.

Mi boca se hace agua
los ojos no parpadean.
Tu guiñándome un ojo
me das a probar una gamba.

Asombrada con tus aromas
de múltiples sabores
las hiervas frescas del guiso
excitan mis sentidos.

Al terminar este manjar
nos sentimos estimulados
las caricias y los besos
llenan el amanecer nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *